“Salvar la Navidad” y otros términos erróneos (y muy perjudiciales) que aprendimos en 2020

“Salvar la Navidad” y otros términos erróneos (y muy perjudiciales) que aprendimos en 2020

El uso que hacemos de nuestras palabras afecta a nuestra realidad más de lo que podríamos imaginar. El secreto para cambiarlo está en nuestra inteligencia emocional.

 En agosto de 2005 el huracán Katrina se llevó por delante la ciudad de Nueva Orleans, dejando más de 1.800 muertos y cientos de casas destruidas, entre ellas la de Trent Lott, entonces senador por el estado de Misisipi. Días después de la tragedia, George Bush se dirigió a la nación, tarde y sin mucho tino: “La buena noticia es, y será difícil para algunos verlo ahora —dijo el presidente de Estados Unidos—, que más allá de este caos, volveremos a hacer de esto una fantástica costa del Golfo, como era antes. De los escombros de la casa de Tent Lott, que lo ha perdido todo, surgirá una vivienda fantástica. Y estoy deseando sentarme en el porche”.

 

¿Por qué el amarillo es el color del 2021?

¿Por qué el amarillo es el color del 2021?

El color del año, anunciado puntualmente cada diciembre, ha sido un seudo-termómetro del clima emocional del mercado y un avance de los colores que serán omnipresentes son más lejanas o imposibles.

Pantone ha convertido en una tradición anunciar cada diciembre los colores del año siguiente, más allá del aspecto curioso del anuncio, nos revela un minucioso estudio de los estados anímicos de los consumidores y así orientar el marketing a sus expectativas. El color del año, anunciado puntualmente cada diciembre, ha sido un seudo-termómetro del clima emocional del mercado y un avance de los colores que serán omnipresentes.

Nuestro armario se adapta a la oficina en casa y a la pandemia

Nuestro armario se adapta a la oficina en casa y a la pandemia

Los aspectos sociológicos de la Covid-19 llegan a nuestros hábitos cotidianos.

El consumo está cambiando y la moda es uno de ellos. La oficasa y la pandemia han llegado a nuestro armario.

En Adoronews.com te descubrimos el decálogo sociológico para adaptarnos a las nuevas tendencias. Pequeños trucos para estar en casa cómodos y con ilusiones…

Vuelta al cole…para desaprender

Vuelta al cole…para desaprender

Vuelta al cole”… Relacionamos esta expresión con los niños.

Su tiempo de cole, es una recuperación de algunos trocitos de nuestro tiempo, para pequeños placeres cotidianos: como un café con otros padres a la entrada o salida de cole, un tiempo de autocuidado, de lectura, de silencio… Trocitos de tiempo de auto-dedicación.

Este año, la vuelta al cole es para los padres, más que nunca. En estos tiempos tan peculiares, la adaptación también lo es. Este curso, los padres, vuelven al cole más que a aprender…a desaprender.

El curso 2020/21 marcará un giro en la educación, su pedagogía, su logística, organización, valores, relaciones de los diferentes interesados. Este curso marcará un antes y un después, porque lo que nos ha funcionado hasta ahora con efectividad no sabemos si podemos adaptarlo a los cambios. Así, desaprender se convierte en una clave para poder continuar aprendiendo.

Te dejo tres creencias para que te habiten y faciliten tu proceso de aprendizaje:

El teletrabajo se vuelve real

El teletrabajo se vuelve real

España es líder en conexión por fibra en Europa, sin embargo ocupa los últimos puestos en teletrabajo.

Ha tenido que ser un virus el que nos empuje a tomarlo en serio.

Aun así trabajamos más horas. ¿Acaso somos unos desorganizados? o es que ¿hasta en casa seguimos el “presentismo” laboral?

Vaya resolviéndolo porque este modelo se queda: bienvenido a la oficina en casa.

Para muchas empresas, la crisis del coronavirus si no ha supuesto su hundimiento al menos ha sido la mayor vía de agua en sus ingresos. Así, los comercios que no desarrollaron con tiempo su venta online se han visto desplazados por otros que sí lo habían hecho.

De la misma forma, algunas empresas se han paralizado mientras sus competidoras seguían funcionando porque estaban entrenadas para el teletrabajo.
Tiempo ha habido para adaptarse.

Pautas saludables en el teletrabajo: lo que hacemos mal y cómo hacerlo bien

Pautas saludables en el teletrabajo: lo que hacemos mal y cómo hacerlo bien

Es importante establecer límites emocionales para superar con éxito nuestra jornada laboral desde casa

Si antes del confinamiento derivado de la crisis de coronavirus la idea de trabajar en casa sonaba idílica para algunos, el teletrabajo «obligado» no es tan placentero como parecía.

La falta de espacio, la dificultad para delimitar los horarios o las constantes distracciones van poco a poco sumando razones para hacer cada vez más complicada la jornada laboral.

La abrupta llegada del teletrabajo hace que tengamos que adaptarnos a la velocidad de la luz a él. Casi como método de supervivencia, tenemos que aprender a adaptar una rutina de trabajo que tenemos muy asimilada a las cuatro paredes de nuestra casa.

«Los hogares están diseñados para la convivencia familiar, y ahora nos vemos obligados a convertirlo en un espacio de trabajo», explica la socióloga Alicia Aradilla, autora del libro «Teletrabajar, pero bien» (Diana).

«El COVID-19 nos dejó sin tiempo de transición, sin periodo de aprendizaje y sin manual debajo del brazo», explica en el libro.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies